lunes, 30 de enero de 2012

Inicios de la Revolución Industrial

Los Antecedentes: La etapa pre industrial:
El proceso industrial es un hito importante en el desarrollo tecnológico y científico de la humanidad. Durante la edad Media y gran parte de la  edad moderna, la economía dominante era la agraria. Los talleres artesanales tenían pocos empleados, la maquinaria era escaza, y las principales formas de energía eran la humana, la animal y la fuerza del agua  y el viento.  Finalmente todo el proceso de producción estaba en manos de una misma persona. Conjunto a ello predominaba el comercio externo producto de la expansión ultramarina europea, mientras que el interno estaba poco desarrollado producto de la ausencia de vías de comunicación y predominancia del sistema feudal Finalmente  el crecimiento poblacional era muy bajo pues las altas tasas de natalidad eran compensadas con altas tasas de mortalidad, sobre todo infantil, producto de la dependencia a la actividad agrícola con baja productividad y que en muchas ocasiones ocasionaba grandes hambrunas además de la expansión de enfermedades. Las ciudades no presentaban un crecimiento pues la unidad productiva era la aldea rural.
Factores determinantes de la Revolución Industrial
La Revolución Agrícola:
Las técnicas feudales como el uso del barbecho, los arados de madera, las hoces, fueron dejadas de un lado por el sistema de cercamiento de terrenos. Ello incidió en el acaparamiento de terrenos, impulsando la propiedad privada, dejando a muchos campesinos como jornaleros. También consecuencia de esto fue que los nuevos propietarios utilizaban nuevas invenciones como la máquina sembradora, el arado de hierro y las segadoras además de la alternación de cultivos, lo que permitió un mejoramiento en el sistema de producción y por ende la acumulación de riqueza. En el campo ganadero se buscó las mejores especies, mediante la selección de crías.
La Revolución Demográfica:
Producto de las mejoras agrícolas, se dio un incremento en la producción de alimentos, ello ocasionó la disminución de las crisis de subsistencia, que acabaron con las grandes hambrunas. Conjunto a ello el avance científico permitió  el progreso de la medicina, tal es el caso de la vacuna contra la Viruela de Edward Jenner en 1796. Durante este periodo las altas tasas de natalidad estuvieron por encima de bajas tasas de mortalidad. Consecuencia de ello se da un aumento demográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada